Tengo agujetas sin hacer ejercicio 2021

Artículo redactado y verificado por la médico especialista María Delfina Viana. Actualizado en 2021.

El dolor que aparece tras practicar actividad física suele ser satisfactorio porque significa que has puesto todo en tu jornada de entrenamiento.

Pero, ¿qué sucede cuando esas agujetas aparecen sin hacer ejercicio? Evidentemente algo raro está sucediendo. 

En este artículo te explicaré cómo el estrés, algunos fármacos, o enfermedades más complicadas como las autoinmunes o neuropatías pueden hace que sientas esas mialgias inexplicables.

Tengo agujetas sin hacer ejercicio

Los dolores musculares o mialgias son causados por muchas razones. Puedes tener agujetas sin hacer ejercicio por estrés, cargar peso o infecciones. También secundariamente a un fármaco o por una patología autoinmune. Otras causas son: problemas tiroideos, neuropatía, hipopotasemia o fibromialgia.

¿Por qué te duelen los músculos si no te ejercitaste?

Cargar peso

Para buscar otras causas de dolor muscular es importante que tengas la seguridad de que no fue por una sobrecarga muscular.

A veces las agujetas se presentan un par de días después de haber realizado un esfuerzo poco común, si no has estirado correctamente o no has hecho un buen precalentamiento antes.

Estrés

Sé que parece que está de moda decir que todo se debe al estrés. Pero es que las exigencias y presiones a las que nos sometemos con el ritmo de vida que elegimos suele ocasionar trastornos físicos.

Frente a una alerta nuestro cuerpo pone en marcha una serie de adaptaciones, es ideal para sobrevivir a los peligros que nos demandaba una vida salvaje. El problema surge cuando esa respuesta de alerta se dispara a cada rato, o lo que es peor está constantemente encendida.

Se disparan los niveles de adrenalina y cortisol. Esto genera toda clase de trastornos. Entre ellos está la tensión muscular y consecuentemente, las agujetas.

Infecciones

Cuando el cuerpo necesita combatir un microorganismo se generan una serie de reacciones que seguramente has vivido alguna vez.

Dolores de cabeza, malestar en todo el cuerpo, cansancio, fiebre y, por supuesto, dolores musculares y articulares (estudio).

Esas agujetas cederán cuando la disminuya la temperatura corporal o te repongas de la infección.

Si crees que es tu caso es conveniente guardar reposo y, si las molestias persistieran por varios días o la fiebre alta no baja es prudente realizar una consulta médica.

Fibromialgia

Se trata de una enfermedad bastante común, pero poco es lo que se conoce de ella. Se diagnostica en personas que padecen dolor en varias zonas del cuerpo, sin que se pueda encontrar otra causa.

Suele acompañase de fatiga, problemas de sueño, falta de concentración, entre otros trastornos cognitivos.

No se conoce su causa, pero es claro que factores como el estrés, la mala alimentación y conductas poco saludables se relacionan con los síntomas.

Síndrome de fatiga crónica

Se trata de un problema de causa desconocida, en el cual aparece un cansancio importante que no desaparece tras descansar por la noche.

Es una fatiga extrema a la cual no puede aducirse ninguna causa. Se ha relacionado con estrés e incluso se sugiere que ciertas enfermedades virales pueden desencadenarla, pero no se ha comprobado a ciencia cierta.

Síndrome de dolor miofascial

Se caracteriza por la presencia de dolor muscular en un área específica del cuerpo. Generalmente se desencadena tras la presión de los llamados “puntos gatillos”, que son zonas del músculo que por alguna razón son más sensibles y desencadenan el comienzo del dolor.

Tampoco se sabe con certeza cuál es la causa que lo provoca. Se ha asociado factores como: mala postura, deficiencias nutricionales, obesidad, estrés, traumatismos, trastornos del sueño, problemas emocionales o cambios hormonales, entre otros.

Patología autoinmune

Cuando tus defensas no reconocen algunos elementos de tu cuerpo se dice que está generando una respuesta autoinmunitaria.

Hay distintas enfermedades que caben dentro de esta denominación. Las más comunes son el lupus, la dermatomiositis o la polimiositis.

En esos casos pueden aparecer dolores importantes en diferentes áreas musculares, debilidad, fatiga además de muchos otros síntomas de acuerdo a la enfermedad que se trate.

Neuropatía

Se trata de la afección de nervios periféricos que llevan y traen información de diferentes zonas de tu cuerpo.

Estos nervios son afectados por una gran variedad de patologías. Algunos ejemplos son la diabetes, la esclerosis múltiple o el consumo crónico de alcohol.

En esos casos los nervios pueden deja de traducir impulsos o hacerlo de manera errónea. En las extremidades puede dar lugar a adormecimiento, menos sensibilidad o dolores.

Efecto de fármacos

Existe medicación que como efecto secundario puede ocasionar mialgias (estudio). Puede verse con:

  • Estatinas (medicación para el colesterol).
  • Algunos antihipertensivos.

También puede verse ante el consumo de cocaína.

Una vez que se suspende la sustancia suelen desaparecer los dolores. Pero es importante decirte que si se trata de un fármaco prescripto por un o una profesional es conveniente que acudas a la consulta para que juntos evalúen la mejor opción.

Recuerda que hay medicación que no puede dejarse así sin más.

Hipopotasemia

Cuando el potasio en sangre está por debajo del límite normal se considera que existe una hipopotasemia.

Esto puede traer una gran cantidad de síntomas y trastornos debido a que el potasio es un electrolito con funciones muy importantes.

Puedes sentir calambres, debilidad, palpitaciones y, por supuesto, mialgia. Cuando los niveles bajan demasiado puede agravarse la situación y llegar a generar problemas respiratorios y cardíacos.

Entre las causas más comunes de potasio bajo están: 

  • Consumo de diuréticos o laxantes.
  • Diarrea.
  • Malnutrición.
  • Cetoacidosis diabética.
  • Problemas tiroideos.
  • Patología renal.

Problema tiroideo

Cuando la tiroides no funciona de manera adecuada aparecen una gran cantidad de síntomas como:

  • Trastornos del sueño.
  • Nerviosismo o depresión.
  • Mucho o poco apetito.
  • Aumento o pérdida de peso.
  • Palpitaciones.

Los dolores musculares puedes presentarse sin haber realizado ejercicio y puede manifestarse también como una fatiga.

¿Qué hacer con estos dolores?

Como hemos visto existen una serie de patologías que se diagnostican con frecuencia en los últimos años  y que tienen en común que:

  • Su causa es desconocida.
  • Se asocian a estrés y hábitos poco saludables.
  • Generan múltiples síntomas en el sistema muscular u osteo articular, como dolor muscular por ejemplo.
  • No tienen un tratamiento específico. Solo se intentan calmar los síntomas.

Este estudio, por ejemplo, demuestra que mejorar los hábitos alimenticios reduce mucho el dolor en pacientes con fibromialgia.

Fuente: Fibromyalgia and nutrition: Therapeutic possibilities?. En este gráfico se explica la relación entre la deficiencia de vitaminas, minerales y aminoácidos con la mayor presencia de dolor en pacientes que sufren de fibromialgia y cómo con mejoras en la nutrición ese dolor disminuye.

Entonces, creo que es momento de preguntarnos, ¿no resultaría clave en estos casos rever los hábitos para desentrañar lo que está sucediendo en tu cuerpo?

Yo creo que sí. Porque solo tomar medicación para calmar el dolor no es una solución verdadera. Solo dilata el problema, lo vuelve crónico.

Los analgésicos deberían utilizarse en caso de traumatismos o casos agudos donde se descubre el origen puntual, mientras la inflamación desaparece.

También podría recurrirse a ellos mientras se corrigen las causas reales del desequilibrio. Siempre y cuando estés dispuesto o dispuesta a enfrentar estos dolores de esa manera y así liberarte de ellos completamente.

Pueden ayudarte:

  • Descansar y no hacer esfuerzos.
  • Mejorar tu alimentación.
  • Evitar irritantes como el alcohol, el tabaco y alimentos poco saludables.
  • Estirar suavemente los músculos.
  • Evitar actividad física intensa y de impacto.
  • Buscar formas de reducir y manejar mejor el estrés (estudio).

Conclusión

Existen distintas razones por las cuales pueden aparecer agujetas sin hacer ejercicio. Las mialgias pueden ser producidas por trastornos en la tiroides o por falta de potasio.

También pueden presentarse por problemas autoinmunes o bien formar parte de un síndrome de causa desconocida como la fibromialgia o la fatiga crónica.

Cualquiera sea la razón es fundamental arribar a la causa del desequilibrio, para que de esta manera puedas liberarte completamente del dolor. Si solo utilizas analgésicos para disminuir las molestias estarás cronificando el problema.

Te invito a dejar tus dudas y sugerencias en forma de comentarios más abajo ¡Te responderé lo más pronto posible!

Bibliografía

  • A systematic approach for studying the signs and symptoms of fever in adult patients: the fever assessment tool (FAST). Ames NJ, Powers JH, Ranucci A, Gartrell K, Yang L, VanRaden M, Leidy NK, Wallen GR. (2017), https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5408372/
  • Miopatía asociada al uso de estatinas en la práctica clínica. Resultados del estudio DAMA [Statin associated myopathy in clinical practice. Results of DAMA study]. Millán J, Pedro-Botet J, Climent E, Millán J, Rius J. (2017), https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0214916816300973?via%3Dihub
  • Fibromyalgia and nutrition: Therapeutic possibilities? Bjørklund G, Dadar M, Chirumbolo S, Aaseth J.(2018), https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0753332218309697?via%3Dihub
  • Terapie di rilassamento e biofeedback per ansia e disturbi somatici stress-correlati [Relaxation treatments and biofeedback for anxiety and somatic stress-related disorders]. Biondi M, Valentini M. (2014), 25424335.https://www.rivistadipsichiatria.it/archivio/1668/articoli/18262/
  • ¡Haz clic para puntuar este artículo!!
    (Votos: 4 Promedio: 5)

    Se graduó en medicina en la Universidad Nacional de Córdoba en Argentina y realizó su postgrado y residencia en Otorrinolaringología en la Universidad Católica de Córdoba. Ha sido galardonada con diferentes premios por su desempeño. También ha realizado cursos de medicina del deporte y ha formado parte del servicio de urgencias y traumatología del Hospital Municipal de Urgencias de Córdoba Argentina.

    Deja un comentario